[ESP] Construcción 78: Puertas del almacén (1)

| ۩ | 0 commenti

Con la subida progresiva de los muros van tomando forma las dos aberturas frontales del almacén y puedo proceder con la construcción de las puertas.



Al tratarse de un ambiente comercial, opto por estructuras menos elaboradas que la del portón principal: nada de clavos, y elementos metálicos reducidos al mínimo indispensable.
Como las hojas son muy anchas, uno de los dos portones esatrá equipado con una puertecita más pequeña para el acceso peatonal, mientras ambos podrán ser abiertos para el tránsito de mercancias y objetos de mayor tamaño.
Las hojas estarán sujetas a la estructura por medio de pivotes verticales que girarán dentro de aros de piedra (arriba) o agujeros en el suelo (abajo) sin el uso de quicios como ocurre en todas las puertas construidas hasta ahora.

La inspiración para este modelo procede principalmente de un dibujo encontrado en la enciclopedia medieval de Viollet-le-Duc, además de otras imágenes guardadas de internet y a partir de las cuales es posible reconstruir los mecanismos de cierre y de movimiento de las puertas, ya ausentes.

En particular, estas fotos de los restos del Palacio del Abad en el monasterio de Valldigna (España) me dieron indicaciones útiles para el diseño de las jambas.
En Génova también es posible ver semejantes estructuras (por ejemplo en la Porta Soprana), de todas formas creo que estos elementos sean comunes a la mayoría de los edificios medievales más allá de las diversas características locales.


Como siempre la primera fase empieza con el corte de las tablas, sobradas en parte de la construcción del portón lateral.


Antes del montaje voy redondeando con la lija las extremidades de los postes, creando así los pivotes sobre los cuales la puerta girará. Luego, con la cola de contacto, monto el marco exterior de las hojas, cuidando que las medidas correspondan a las del umbral y verificando la altura de las puertas con el proyecto.


Después es el turno del tablado exterior, que coloco a la vez en ambas hojas para que las líneas horizontales de las tablas coincidan. Posteriormente las esquinas externas de las tablas serán lijadas para facilitar el movimiento rotatorio de las hojas.


Una vez que las tablas estén bien pegadas al marco, coloco los dos travesaños y comienzo la construcción de la segunda puerta.

El proceso es el mismo, con la única diferencia que las hojas presentan un tercer travesaño intermedio que en la hoja izquierda enmarcará la puerta peatonal. Esta tendrá quicios de hierro y una mirilla central con reja en forma de cruz.
Se trata de elementos muy pequeños y en un primer momento no estoy seguro poder realizarlos, pero es evidente que las experiencias anteriores me han dado cierta seguridad y tengo éxito allá donde hace unos meses probablemente habría fracasado.




Ahora tan sólo queda colocar en su sitio las nuevas puertas. Bueno, antes tendré antes que abrir los agujeros en las losetas del umbral, algo que hasta hoy siempre intenté atrasar.
Como este post es ya bastante largo, espero no les importe si sigo atrasándolo hasta el próximo...

MATERIALES:
madera, alambre viejo, cola de contacto
HERRAMIENTAS:
pinzas, papel de lija, cutter, lijas, tenazas, yunque y martillo
MEDIDAS (en cm):
hojas: alto (pivotes incluidos) 7,2 (marco sólo) 6,2; ancho 2,6; grosor 0,5;
puerta peatonal: alto 3,2; ancho 1,8; grosor 0,5;
mirilla: 0,6 x 0,6




[ESP] Construcción 77: Arco de descarga

| ۩ | 0 commenti

Tras la construcción del pequeño arco para el nicho de la entrada, quiero entretenerme con algo más grande.
Hace tiempo, en un foro sobre la edad media, álguien me preguntó si pensaba insertar en los muros algún arco de descarga. Yo caí de las nubes, ya que ni siquiera me había puesto el problema.
Volví a mirar todas las fotos que había hecho en el casco antiguo de la ciudad y en mi última visita presté particular atención a ese respecto. En la mayoría de los muros que pude observar en Génova no estaban presentes arcos de descarga, salvo en algunas fachadas donde este elemento iba a aliviar las cargas verticales sobre puertas con arquitrabe u otras aberturas.
Hay que decir que los edificios medievales genoveses presentaban muchas ventanas en todas las plantas, generalmente bastante amplias, coronadas por arcos ogivales que de por sí desarrollaban una función de descarga.

Pondré algunas imágenes de estos arcos cuando llegue el momento de enfrentarme a su construcción. De momento mi idea es la de realizar un arco de descarga bastante grande en una porción de muro que no presente aberturas y que por eso podría cargarse de forma excesiva. De esta manera el peso debería ser desviado a los dos lados del arco, cayendo sobre el muro allá donde está reforzado por la estructura metálica y tiene mejor aguante.
Por supuesto todo esto prescinde de la presencia de arcos de descarga en los edificios genoveses, siendo más bien un test para la construcción de arcos de una cierta extensión, útil para ponerme a prueba para cuando se tratará de construir los arcos del pórtico y de las primeras ventanas...

El lugar elegido para la construcción es la parte posterior de la fachada lateral izquierda, cerca de la puerta que da al patio interior.
Primero voy preparando la cimbra de cartón, o sea el soporte provisional sobre el cual colocaré las piedras. Luego, en la mesa de trabajo, empiezo a trabajar las dovelas con el papel de lija y las lijas metálicas, hasta obtener unas piezas de tamaño similar pero con la misma curva en la cara interior y que encajen perfectamente entre ellas.
No es un trabajo demasiado complejo, pero es necesario verificar continuamente la curva de las dovelas con la de la cimbra para evitar pasarse y tener que repetir la pieza.
Si luego resulta alguna imperfección, se puede corregir al final, antes de colocar definitivamente el arco en la pared.


Los arcos de descarga suelen ser segmentos de arcos de medio punto o rebajados y no necesitan ser muy amplios para absolver a su tarea. Es más, en este caso el hecho de que el arco sea completo podría representar un error, ya que se presta más a un posible deslice hacia los lados.
Tendré en cuenta estas observaciones para el futuro. De momento me limitaré a terminar mi primer arco rellenando su intradós con los sillares, a la espera de que también la parte superior quede cubierta por el crecimiento del muro...


MATERIALES:
pizarra, cola blanca
HERRAMIENTAS:
pinzas, tenazas, papel de lija, serrucho, lijas
MEDIDAS (en cm):
amplitud: 6,4
altura: (al extrados: 2,5; al intrados: 2)