[ESP] Construcción 41: Iluminación eléctrica de la cantina

29/05/15 | ۩ |

Como decía en el anterior post, uno de los primeros cambios aportados a los subterráneos antes del cierre definitivo de las bóvedas, es la sustitución de las antorchas. Desde hace tiempo estaba barajando la posibilidad de realizar una verdadera instalación eléctrica que me permitiera iluminar el interior como si las antorchas estuvieran encendidas.

En principio me pareció una tarea muy difícil de realizar, ya que me obligaría a actuar no sólo sobre las antorchas instaladas, sino también sobre las paredes y las estructuras de hormigón, con consiguiente producción de polvo (la prisión y la despensa ya están acabadas y decoradas).
Además me harían falta unas bombillas de tamaño muy diminuto para no estropear la estética de los ambientes.

Ya era la mitad de diciembre y estábamos en época navideña, así que no era difícil encontrar las típicas bombillitas de colores intermitentes que se suelen colocar en las ventanas y en los balcones. Sin embargo éstas no eran lo que yo quería, necesitaba algo más discreto que pudiera imitar la llama de una antorcha.
La iluminación de los belenes, a veces muy bien conseguida, era lo que tenía que mirar. ¡Lástima que yo de este tema no conociera nada de nada!

Tras averiguar por internet que existían toda una serie de micro-lámparas y leds expresamente diseñados para los pesebres, decidí echar un vistazo a una tienda en la cual ya había comprado algunos accesorios (que veremos más adelante) y que está especializada en miniaturas artísticas, casas de muñecas y todo lo necesario para el belén. Se encuentra en el interior de la alcaicería de Granada, o sea lo que en època medieval era el bazár de la ciudad. Aún mantiene el aspecto típico de un suq árabe, aunque ya no tiene nada de antiguo, siendo principalmente una atracción para turistas en busca de souvenirs (aquí la página web de la tienda).

Convencido por su pequeño tamaño, compré 4 leds de 4mm.
El dueño de la tienda me explicó gentilmente como instalarlos, ya que me vio un poco perdido, y fui aliviado al enterarme que no me hacían falta temporizadores, reductores u otros aparatos. Las bombillas, que incluyen una micro-resistencia y un tramo de cable, se conectan directamente a la línea eléctrica a través de una bornera y un simple interruptor, y su luz está estudiada expresamente para imitar la de las antorchas en los belenes. ¿Qué más podía pedir?

Lo más complicado era la puesta en obra en la Domus. Quería instalar las lámparas de manera que su luz quedase inmediatamente por encima de las antorchas, y para hacer ésto necesitaba atravesar el muro de cemento.
Otro problema estaba representado por el acceso a las bombillas, que deberían ser alcanzables para ser removidas en caso de avería o mal funcionamiento.

El primer agujero lo abrí con el Dremel encima de la antorcha que se encuentra tras las dos columnas y no presentó problemas, ya que aquel muro era lo que quedaba de la primera estructura de hormigón, sustituida casi por entero por su baja calidad.
A pesar de su consistencia resultó fácil de taladrar y el polvo salió todo al exterior evitando posibles desastres.
Una vez verificado que el agujero era suficientemente amplio para permitir el paso de la lámpara, conecté los cables a la toma de la luz y efectué una primera prueba de encendido en la total oscuridad.


El efecto general me gustó, aunque la bombilla que sale de la pared no me convencía demasiado.
Entonces me acordé de un tutorial encontrado en la red cuando estaba buscando informaciones sobre la iluminación de los pesebres. Es un método simple para construir antorchas de pared usando micro-leds del tipo que yo tenía. Hacerlas de esta forma significaba eliminar las que ya estaban montadas, pero el resultado podía merecer la pena, así que decidí intentarlo...

Esta vez me tocaba trabajar en las antorchas puestas en la parte trasera de la cantina, y la perforación de los muros, como sospechaba, era bastante más difícil. Será suficiente decir que en un momento dado aparté el Dremel y seguí trabajando con el taladro de verdad, el que uso para los muros de casa.
Al asomar de la broca en el lado interno de la pared, algunos ladrillos cayeron de su sitio, pero por suerte el taladro tiene control de velocidad y eso me permitió evitar daños mayores. El polvo, sin embargo, no pude evitarlo.

Debajo de la bombilla inserté la pequeña pieza metálica de la vieja antorcha (a la cual ensanché el agujero central) y volví a montarlo todo, arreglando como pude los desperfectos en la pared. El resultado lo pueden ver a continuación.


En un primer momento coloqué también una de las otras antorchas en posición horizontal. Esto porqué, junto con la primera, es la de más difícil alcance desde el exterior.
Sin embargo resulta extraño que las dos bombillas estén colocadas de forma diferente, así que al final monté las dos en la misma posición, con la única diferencia que la más lejana del fondo no está agarrada a la pared con cola.
En caso de sustitución será necesario remover los soportes, sacar el plato metálico y recuperar la bombilla tirando del cable.
En los dos laterales que en el futuro hospedarán el subsuelo de las calles, los cables alcanzarán el borde exterior pasando por tubos de plástico que deberían permitir su extracción sin demasiados problemas. Por esta razón la única bombilla que mantendrá la posición horizontal por encima de la antorcha será la primera.
En aquel caso sería imposible insertar un tubo al nivel correcto, ya que por debajo de la calle principal discurrirá... No, bueno, no adelantemos demasiado, por hoy ya es suficiente.

Aquí van las últimas fotos:


Y ahora ya sí que la construcción del subterráneo está terminada. Es hora de colocar las bóvedas y de empezar a subir...



0 commenti:

Posta un commento

Related Posts with Thumbnails