Construcción 31: Apertura de una ventana (1)

08/09/12 | ۩ |

Desde hacía tiempo estaba considerando la posibilidad de abrir una ventana en una pared de la cantina. Efectivamente, una vez terminada y cerrada la estructura, el interior quedará visible solamente a través de las aberturas previamente construidas (el túnel, el arco lateral y la pared de fondo, que quedará abierta por toda la altura de la Domus).

En un primer momento pensaba que el arco sería suficiente para poder observar el interior del subterráneo, pero luego me di cuenta que en base a la disposición de las columnas, al final de la construcción resultaría imposible tener una visión completa de la cancela y del túnel. Este, que a mi parecer es uno de los rincones más emblemáticos, sería visible sólo desde la pared de en frente y que debería albergar los toneles del vino.

Tras mover los toneles a otro rincón, la pared quedaba libre (por lo menos a partir de una cierta altura), dándome así la posibilidad de crear otra abertura. Se trataba de un trabajo imprevisto, pero podía merecer la pena.

A pesar de todo, también en esta ocasión seré capaz de lucir mi ineptitud cometiendo un error que muy probablemente costaría el puesto de trabajo a un verdadero constructor.

Una vez marcadas a lápiz las líneas por donde debería cortar el muro (con una inclinación convergente hacia el exterior), inexplicablemente voy cortando el cemento con una inclinación opuesta, dirigiendo las líneas hacia el interior (imágen 254).

En el caso específico, el corte inclinado del muro no es una mera cuestión estética. Su forma está estudiada para permitir la entrada en la habitación de la mayor cantidad de luz posible. No tendría ningún sentido construir una abertura con el lado estrecho hacia el interior, a no ser de que se trate de una aspillera defensiva, donde la mayor luz en el exterior permitiría una visión más amplia y facilitaría el apunte del arma sin necesitad de exponerse al enemigo.
Pero esto no es el caso.

Cuando me doy cuenta del error ya he casi terminado la puesta de los ladrillos (imgs.255-256), así decido dejar secar la cola y remover en bloque las piezas laterales para adaptarlas al nuevo perfil (img.257).

Luego voy construyendo el arco superior, que en comparación con los realizados hasta ahora presenta una diferencia fundamental: la sperficie interna y externa tienen diferentes anchuras y el arco debe coincidir a los dos lados con el muro ya realizado.
Una pinza y un trozo de rollo de papel me permiten reproducir la curva deseada (img.258).


La directa consecuencia de dicho error es que la ventana, diseñada en orígen con una forma más o menos cuadrada,ahora resulta mucho más ancha. De hecho, su arco coincide casi exactamente con la curva de la bóveda (img.259).

De todos modos ésto no es un problema, será incluso mejor, siendo más fácil mirar al interior cuando la cantina esté cerrada.
Ahora, antes de dar por terminada la obra, habrá que terminar las bóvedas, rellenar las juntas con el cemento, construir e instalar las rejas, barnizar los muros...







0 commenti:

Posta un commento

Related Posts with Thumbnails